Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 66%
Viento: Sureste 34km/h
  • Jueves 22 de Octubre
    Cubierto con lluvias14°   17°
  • Viernes 23 de Octubre
    Cubierto17°   21°
  • Sábado 24 de Octubre
    Cubierto18°   22°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Alejandro Viola: «Todo el tiempo se mezcla lo sublime y lo banal»

El cantante y creador de Los Amados, dirige La extraviada, una comedia con elementos de melodrama operístico y una puesta con músicos en vivo.

Por Roberto Durán
Email This Page
Alejandro Viola 1 Alejandro Viola 1
La  extraviada_Alejandro Viola La extraviada_Alejandro Viola
Anterior Siguiente

Lo sublime es una combinación de lo bello y lo grotesco”, escribió el poeta y dramaturgo francés Victor Hugo alguna vez en un ensayo. Alejandro Viola usó esa frase como motor creativo para hacer La extraviada, una comedia “con impronta de melodrama operístico”, como la define. Las escenas transcurren en un viejo teatro estatal, donde se ensaya la ópera La Traviata. En todo momento, la obra sucede en dos planos: la belleza sublime de las arias de Giuseppe Verdi –con cantantes líricos en vivo– y la vida ordinaria y rutinaria de dos vestuaristas, enfrentadas por un puesto de trabajo y un amor.
La extraviada es la segunda experiencia de Alejandro Viola como director. El cantante y creador de Los Amados hizo su debut el año pasado con La medalla milagrosa en el ciclo Teatro por la Identidad. Ahora vuelve a apostar a la dirección y a la dramaturgia, lejos del papel de protagonista que tiene en el grupo de teatro y música latinoamericana. Viola habla de la ópera, del mundo de las vestuaristas y costureras y de la experiencia de dirigir.
Venís explorando con humor el mundo romántico del bolero y otros ritmos latinoamericanos. ¿Cómo surgió el interés por la ópera?
Me interesaba desde el punto de vista de la imagen y de la música. Verdi, Mozart y Chopin fueron muy inspiradores y alimentaron mucho a Los Amados. De hecho, hicimos el espectáculo Karabali sobre Ernesto Lecuona, un músico cubano del que se conocen muchos boleros pero que escribía obras para cantantes líricos. Al principio, me gustó la idea de hacer una obra con música de ópera; pensaba en poner algo de Maria Callas de fondo. Luego pensé que sería interesante sentir ese mundo arriba del escenario. Y ahí incorporé a los cantantes líricos.
Alguna vez leí que, para hacer el vestuario de Los Amados, recorrías una y otra vez el barrio de Once. ¿Eso fue inspirador para hablar también de las vestuaristas?
Seguramente operó de alguna forma. De hecho, la función de prensa también se hizo para vestuaristas y vestidoras. Algo habrá quedado de tanto hacer Los Amados y de buscar telas. Creo que a ellas les encantará la obra. Y es un mundo muy atractivo de ver en teatro.
Además, en el argumento, siempre está esa mirada de lo sublime de la música clásica y lo cruel y cotidiano de la vida real.
Claro. El taller de vestuario del teatro tiene a dos mujeres contratadas. Ese lugar, lejos de ser escenario de creatividad y libertad, es de lo más ordinario. Mientras eso ocurre, se escuchan las bellísimas arias. Una de las protagonistas, en la obra, tiene una tía soltera y un padre internado en un asilo, que le ocasiona muchos problemas. Se mezcla todo el tiempo lo sublime con lo banal. Me interesaba también la historia de La Traviata, una ópera que fue un fracaso cuando la estrenaron. Puse a Verdi como el símbolo de lo elevado. Para otras personas, lo sublime puede ser tener un buen puesto, un buen pasar o las vacaciones en el lugar que le gusta. En cualquier caso, está esa idea de lo elevado y lo banal. Así es la vida.
¿Cuánto de Los Amados hay en esta obra? ¿Por qué decidiste correrte del rol protagónico que tenés en el grupo?
Los que vieron los ensayos me dijeron que se ve mucho el tipo de humor de Los Amados. Además, la vestuarista es Cristina Villamor, que también hace los trajes para el grupo. En cuanto al protagonismo, preferí volcarme al trabajo de dirección y dramaturgia, que es muy rico y del que tengo mucho para aprender. Estoy muy contento porque el elenco me aceptó y quiso trabajar en cooperativa. Cuando terminé de escribirla, se la di a algunos referentes para que me den sus opiniones. Les preguntaba: ¿qué te parece? ¿se entiende? ¿te provoca risa? Ahora no se sabe qué pasará con la obra. Puede durar tres funciones o toda la temporada.
Simultáneamente estás ensayando para hacer La Familia Adams. ¿Cómo llevás esta primera experiencia en una comedia musical a gran escala?
Estrenamos a mediados de junio. Es una producción muy grande y una obra relativamente nueva, que se estrenó en 2009 y ya estuvo en Estados Unidos, Brasil y Australia. Yo veía Los Locos…Adams cuando era chico y varias generaciones se criaron con sus películas. Es muy divertida e interesante para mí hacerlo en un teatro como el Ópera.

 

En pocas palabras

• Su padre era cantante lírico.
• En 1989 creó Los Amados.
• En 2009 obtuvo el premio ACE al Mejor Musical.

 

dz/lr

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario