Tiempo en Capital Federal

19° Max 15° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 46%
Viento: Suroeste 17km/h
  • Sábado 19 de Septiembre
    Despejado11°   15°
  • Domingo 20 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Lunes 21 de Septiembre
    Muy nuboso10°   15°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Las alegrías y penas de la ciudad

Buenos Aires pareció atenazada por las catástrofes naturales y los desencuentros políticos. Pero los porteños mantuvieron su estilo, refugiados en la intensa vida cultural y las pasiones deportivas que los caracterizan.

Por Franco Spinetta
Email This Page
2012

Más allá de las alegrías y penas personales que cada porteño atesore en su corazón, hay algunos escenarios que se extendieron durante todo 2012 y afectaron a los sufridos habitantes de la ciudad.

Por un lado, el interminable litigio por la gestión de los subterráneos y el premetro. El año comenzó con el acuerdo del gobierno porteño y el nacional: la foto fue Mauricio Macri dándose la mano con el ministro de Planificación, Julio De Vido. Al día siguiente, los porteños se desayunaron con un amargo aumento del 127% de la tarifa. Desde entonces, los desacuerdos fueron noticia permanente. En marzo, el retiro de la Policía Federal de las estaciones fue el incidente del que se valió Macri para suspender el traspaso. La negativa a firmar las paritarias precipitó un conflicto gremial que culminó en un paro de 10 días. Ya en diciembre, en el contexto de un acuerdo legislativo mayor entre el PRO y el Frente para la Victoria, un proyecto de ley del Ejecutivo otorgó la gestión del subte a la Ciudad. Es difícil vaticinar un horizonte apacible: Macri confirmó que piensa cerrar la línea A –que usan más de 200.000 personas por día– hasta por tres meses.

La basura (o la falta de recolección de la basura) es otro de los padecimientos urbanos. Buenos Aires luce mugrienta como nunca y los contenedores, repletos, no sirven para dividir residuos en origen pero sí para alimentar roedores y otras plagas. La Ciudad no sólo violó los plazos de la ley de basura cero, incrementó los envíos a la Ceamse y responde con débiles promesas a los reclamos del gobernador Daniel Scioli y los intendentes.

La vista de árboles y autos flotando y de ciudadanos en bote o con el agua por la cintura también se ha vuelto familiar. En algunos barrios, los vecinos son expertos en compuertas y otras barreras al aluvión de agua sucia que expulsan bocas de tormenta y sumideros. El 4 de abril, vientos huracanados provocaron cinco muertos, arrasaron con cientos de árboles, techos, marquesinas. Las fuerzas de la naturaleza (y los problemas de infraestructura) arruinaron la vida de muchos porteños. Octubre, noviembre y diciembre llegaron con más tormentas, inundaciones y pérdidas millonarias. Dicen que habrá 8 o 9 tormentas más durante el verano.

Los derrumbes también se repitieron: el top ten fue encabezado por el de la calle Sinclair, que abrió un abismo asombroso en uno de los barrios más coquetos de la capital. Las causas de los derrumbes: la irresponsabilidad de algunas constructoras y las negligencias y corruptelas de los aparatos de control.

Varias veces, las calles se llenaron de maestros y estudiantes que protestaban por el cierre de cursos, por cambios en la currícula y otras medidas del ministro de Educación, Esteban Bullrich, un funcionario renuente a reconocer como interlocutores a los alumnos, a los docentes y a sus organizaciones. En Salud, se fue el ministro Jorge Lemus acosado porque la mortalidad infantil creció un 26%, el vaciamiento del hospital Borda y una reglamentación del aborto no punible que se cuenta entre las más restrictivas del país. Macri vetó la ley de la oposición y la dirección del hospital Ramos Mejía mandó a la Justicia un pedido de aborto mientras el cura del hospital dirigía un escrache contra la paciente.

En el plano habitacional, los porteños miran atónitos cómo la ciudad se llena de indigentes sin techo. Médicos del Mundo dice que son 16.353 personas. El Gobierno usa otras matemáticas y cuenta sólo 876. La urbanización de villas está en veremos y los asentamientos ubicados a la margen del Riachuelo esperan que se cumpla el fallo de la Corte Suprema (2008) que ordenó reubicarlos. El dinero para vivienda pasó del 4% en 2008 al 2,3% del Presupuesto 2012. El resultado: disminuyen los propietarios y aumentan los inquilinos; hay 340 mil viviendas vacías y medio millón de personas con problemas habitacionales. Finalmente, en la Legislatura, el oficialismo y el bloque del FpV votaron un controversial paquete de leyes que enajenan tierras fiscales y cambiarán el paisaje urbano

Así, la loca suba del ABL y otros impuestos explican el malhumor popular. Para conjurarlo, los porteños apelan a estrategias novedosas y tradicionales. Entre las primeras se encuentran las decenas de miles que practican meditación y llenaron las plazas para hacerlo dirigidos por Ravi Shankar. Entre las segundas, las colas para ver grabados de Goya, la muestra de Caravaggio, la renovación del Museo de Bellas Artes o la cita mayor de la cultura que es la Feria del Libro. Para corear The Wall con Roger Waters o para despedir al Flaco Spinetta en un recital en el que 50.000 gargantas hicieron la segunda a Pedro Aznar.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario