Tiempo en Capital Federal

17° Max 9° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 51%
Viento: Noroeste 15km/h
  • Jueves 13 de Mayo
    Cubierto10°   18°
  • Viernes 14 de Mayo
    Parcialmente nuboso12°   16°
  • Sábado 15 de Mayo
    Cubierto12°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Al ritmo de Beautiful Trash

Beautiful Trash debuta con versiones percusivas de la obra de Bjork.

Por Diego Oscar Ramos
Email This Page
Beautiful_trash

Se dicen muchas cosas de la música. Se la menciona como la unión virtuosa de sonidos, también como la coordinación milagrosa de horarios para que los músicos puedan ensayar. Sin embargo, las ideas suelen ser uno de los ejes desde donde parten muchas creaciones artísticas. Así, en Beautiful Trash, el músico Andy Inchausti pone la música de la inclasificable Bjork a disposición de un juego transformador de un ensamble de dieciséis percusionistas, una cantante, un tecladista y un bajista. Por lo menos, eso ocurre al escuchar la grabación, sensación que seguramente pueda ser modificada al ver en vivo a la agrupación. Pero cuidado, no es que no haya fuerza, potencia, precisión en la manera en que interpretan canciones como “Violently Happy”, “Enjoy” o “Hyperballad”, pero la primera sorpresa es volver a escucharlas en este tipo de formato con base en la percusión de cuidadísimo diseño, cada vez más presente en Buenos Aires desde la existencia de esa usina de percusión analítica y despojada de su tradición de base que ha sido La Bomba de Tiempo.

Si estas dos fuentes conceptuales y sonoras maridan bien, cada oyente dará su veredicto, pero digamos que en temas como “Human Behaviour” el ensamble total cobra una intensidad que, junto a la pericia de Inchausti, sabe saciar expectativas rítmicas hasta del más perfeccionista. Debemos mencionar el rol esencial del bajista Lucas Bianco para crear esos climas hipnóticos de Bjork. Y claro, la cantante Jazmín Prodan se lleva la parte más riesgosa de todo el experimento, ya que si hay algo con que Bjork ha utilizado en la conformación de su estilo, oscuro y naif, bailable e intricado, es su voz. En ese sentido, Prodan cumple con gran nivel la recreación de ese instrumento lleno de matices, que incluyen hasta gritos y chillidos, pero por suerte también le deja lugar a su propia voz, sumamente melódica. Hay allí un resquicio de diferencia, de personalidad, que tal vez traiga nuevos caminos a la agrupación, si el concepto llega a mutar con el tiempo y no se circunscribe sólo a poner en otro contexto musical la obra de la cantante islandesa.

DZ/rg

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario