Tiempo en Capital Federal

28° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 40%
Viento: Noroeste 29km/h
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado19°   31°
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   28°
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Adictos a la televisión

La TV puede traer serios problemas en la pareja.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page

Existe consenso al afirmar que las dos funciones básicas de la televisión consisten en entretener e informar. Una tercera función es la de formar. Pero esta última no es atendida ni por la industria ni estimulada por las estructuras de poder.
Independientemente de estos asuntos, el uso excesivo de este medio de comunicación puede provocar, en algunas personas, problemas específicos, entre los cuales se destacan dos: la violencia y la teleadicción. Se trata de una adicción no química de carácter casi siempre grave que suele comprometer las prácticas sexuales de la pareja.
La teleadicción, un tipo de adicción no química («una drogodependencia sin droga»), implica un consumo excesivo de la televisión y una fijación excesiva a ésta. Ambos fenómenos pueden existir independientemente uno del otro o concitarse en un mismo individuo. El consumo excesivo se presenta cuando el sujeto pasa demasiadas horas contemplando la pantalla y la fijación excesiva alude al hábito de contemplarla en condiciones nada adecuadas, como en solitario, en una actitud silenciosa o de inmovilidad y en un contexto de penumbra. A decir verdad, en la teleadicción lo más frecuente es que ambos fenómenos aparezcan asociados: existe tanto abuso en la cantidad de tiempo dedicado a la contemplación como un déficit en el aprendizaje y, en muchos casos, déficit en los vínculos sexuales. El abuso televisivo puede observarse a cualquier edad. En la infancia, la familia suele utilizar este medio para conseguir que los niños permanezcan tranquilos, para que no molesten, como si la pantalla fuese un chupete; esta práctica frecuentemente representa el inicio de una teledependencia.
Numerosas mujeres se quejan de la teleadicción de sus parejas. Ellos, prefieren la «hipnosis» de la pantalla, a la sensibilización erótica de los cuerpos de sus compañeras. El contenido, puede ser el fútbol, las novelas seriales o los noticiosos.»Yo me acerco, lo acaricio suavemente y no responde. Parece dormido, pero no lo está. Se encuentra hiperatento a la pantalla. Ella, la pantalla, es «la otra». Una amante con la cual, no puedo competir. Pierdo siempre» (confesiones de una paciente). Observemos, que no estamos refiriéndonos a películas pornográficas. Es, simplemente, la televisión, consumida en vez de relaciones humanas concretas.

Ideas terapéuticas:

En primerísimo lugar, tomar conciencia. Quizá, es la primera, pero la más difícil de las medidas a tomar. Si no hay conciencia, no hay motivación de cambio. Y recordemos, que motivación, quiere decir, «estar dispuesto a».  

Limitar el tiempo de exposición a la tele. El acuerdo con la pareja debe primar en todos los casos.

Si existen problemas sexuales -problemas del deseo, erección o eyaculación- incentivar a tratarlos.

En el principio de esta terapia, la paciencia debe presidir todas las acciones correctoras.
«Dr.: luego de negaciones varias, mi compañero aceptó que su adicción a la tele, era real y aceptó tratarse, no fue fácil, ni instantáneo; demoró meses» Otro fragmento: «se puso furioso. Amenazó con irse de casa, veo que efectivamente es una adicción».

Tal como puede detectarse en los testimonios, esta adicción, produce «períodos de abstinencia», donde puede desencadenarse la violencia, generalmente verbal, donde el adicto siente que «algo le falta» y sufre cuando observa el televisor sin imagen alguna.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario