Tiempo en Capital Federal

13° Max 8° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 42%
Viento: Noroeste 16km/h
  • Jueves 13 de Agosto
    Nubes dispersas  15°
  • Viernes 14 de Agosto
    Nubes dispersas10°   16°
  • Sábado 15 de Agosto
    Despejado  14°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Adelaida Mangani y los títeres con cabeza

La directora del GTTSM y del Taller-Escuela «Ariel Bufano» recibirá un reconocimiento en la Legislatura porteña. Quién es la pionera en convertir a los títeres en arte de escenario.

Email This Page
adelaida-mangani

En 2017 se cumplen 40 años. Van a ser cuatro décadas, redondas, exactas, de aquella primera vez. Era 1977 cuando Kive Staiff, entonces director del Teatro San Martín, convocó para adaptar y dirigir David y Goliat, la obra de Sim Schwarz, a Ariel Bufano, discípulo del mítico Javier Villafañe, el más grande entre los titiriteros argentinos. Y el mendocino dio inicio, así, a uno de los patrimonios culturales más representativos de la Ciudad: el Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín (GTTSM).

Adelaida Mangani fue su compañera de toda la vida. Hay un capítulo culebronero ahí, que le agrega mística al asunto. Los dos estaban casados con otras personas. Ella, con Manuel Fernández Capello. En medio de ese romance, quedó embarazada y el 24 de julio de 1964 nació su primer hijo, Gabriel, más conocido como Vicentico.

En una entrevista con la revista Gatopardo en 2014, el cantante contó: “A mis 33 años me enteré de que ella no sabía de cuál de los dos yo era hijo. No sabía, y no se animó a decirme. Igual, con Fernández Capello se llevaban muy mal y se separaron después de que nací”. La historia termina bien, de todos modos. Para cuando Gabriel tenía cuatro años, Magnani  se fue a vivir con su gran amor, sus dos hijos y los tres de él. Fueron todos una gran familia.

Magnani es, además de música y filosofía, especialista en arte escénico y danzas. Todo eso le aporta a los títeres, además de amor y pasión. Desde que murió Bufano en 1992 tomó la posta al frente del GTTSM. Pero fueron los dos quienes soñaron, gestaron y concretaron un elenco estable de titiriteros con el apoyo económico y técnico necesario. Esa dupla fue la que comenzó el camino que hoy es un clásico porteño y ella, sobre todo ella, de larga trayectoria docente, es la responsable de formar a los titiriteros de hoy.

Era 1987 cuando se creó el Taller Escuela de Titiriteros “Ariel Bufano”. El objetivo es transmitir las experiencias obtenidas en el trabajo del GTTSM a las nuevas generaciones de artistas. Desde el inicio Adelaida Mangani dirige este espacio, que tiene un plan de estudios de tres años que incluye, además de capacitación en manipulación de títeres y objetos, formación actoral, musical, en dramaturgia y entrenamiento corporal.

Hasta el 30 de noviembre, de hecho, la mítica escuela tiene abierta su inscripción. Muchos de los egresados han integrado, e integran, el GTTSM. Otros se destacan fuera del Teatro San Martín en diferentes compañías y/o en proyectos propios, pero en todos los casos lo hacen con el sello distintivo de “la escuela” de titiriteros de Buenos Aires: una marca de agua de excelencia y calidad que el año que viene cumple tres décadas.

Porteña y multifacética, Mangani suele contar que los títeres la tomaron por asalto en los 60, cuando ella creía que sería actriz, que pondría el cuerpo. Es autora y adaptadora, entre otras, de las obras ya clásicas Pierrot Negro, Mariana Pineda, Historia de gatos, Gaspar de la noche, El pájaro azul y El maravilloso viaje de Maese Trujamán y su extraordinaria compañía. Obtuvo diversos premios en el país, en México y en Uruguay y en 2001 recibió el Diploma de Honor de la Fundación Konex.

Es lógico, esperable, incluso una especie de deuda, el reconocimiento porteño a Adelaida Mangani, la mujer detrás de la versión de Buenos Aires para el mundo de este arte milenario. Por iniciativa del Legislador Pablo Ferreya fue finalmente nombrada «Personalidad destacada de la Cultura». Y en un combo indivisible, la van a celebrar por su trayectoria como educadora y artista, pero también harán un homenaje al trabajo de tantos años del Grupo de Titiriteros y de la Escuela.

El acto se realizará el viernes 14 de octubre a las 18 en el Salón San Martín de la Legislatura porteña (Perú 130).

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario