Tiempo en Capital Federal

29° Max 19° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 55%
Viento: Nordeste 29km/h
  • Martes 24 de Noviembre
    Cubierto con lluvias22°   28°
  • Miércoles 25 de Noviembre
    Cubierto con lluvias22°   28°
  • Jueves 26 de Noviembre
    Nubes dispersas22°   25°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Abuelas cuentacuentos: Había una vez…

Equipos de personas mayores narran historias a chicos de escuelas públicas.

Por Alicia Beltrami
Email This Page

Había una vez una abuelita que leía cuentos a niños en un colegio. Un día en el que no se sentía muy bien, les contó a los pequeños que necesitaba retirarse antes porque tenía un turno con el doctor, les pidió que no se preocuparan porque se trataba de un simple dolor de hombro y que las otras dos abuelas continuarían con la lectura. Fue entonces cuando un niño se ofreció a curarla, se acercó y la masajeó hasta calmarle el dolor. El día de la siguiente lectura, el pequeño vio durante el recreo que la abuelita cuentacuentos ingresaba en su colegio y corrió a preguntarle cómo se sentía además de proponerle realizar sus pases mágicos. Ésta es sólo una de las tantas anécdotas protagonizados por los adultos que participan como voluntarios del Programa De Mayor a Menor, por el que leen cuentos a alumnos de 1º a 3º grado en las escuelas públicas de la Ciudad.

Articulado entre los ministerios de Educación y de Desarrollo Social del Gobierno porteño, el proyecto pretende promover la lectura entre los mayores y los niños así como formar grupos autogestivos de adultos que disfruten de una vejez activa. Ma-lena Dondo, una de las coordinadoras en la Subsecretaría de la Tercera Edad, detalló a Diario Z que la iniciativa lanzada como prueba piloto en 2008 cuenta hoy con más de 150 abuelos distribuidos en grupos por 40 instituciones educativas. Desde hace unos meses también funciona un equipo en un hogar para la niñez.

Los miembros de los equipos, que agrupan entre 4 a 5 personas bajo el nombre de las Abuelas Atómicas, Colorín Colorado, Ojos de Papel, Amanecer, entre otros- se reúnen para organizar la manera y los cuentos que narran cada quince días durante los 20 minutos destinados a cada curso. Tienen un promedio de 71 años y una vitalidad inusual, como la que demuestran las cinco integrantes de Caricias del Alma, que desde 2009 dan vida con sus voces a textos de Ana María Shua, Gustavo Roldán, María Elena Walsh, Elsa Bornemann, entre los tantos que -aportados por el programa o la bibliotecaria amiga- leen en la escuela General Belgrano, en Almagro. Cada una de estas mujeres -todas viudas que viven solas- refieren diferentes motivos que las movilizaron a participar, aunque aseguran por igual amar a los niños y la lectura, como lo explica María Valentino, la abuela protagonista de la anécdota con el pequeño masajista.

«Quiero llegar a los chicos porque son la semilla de todo. Como leemos a niños más bien carenciados, la fantasía es una manera de decirles que se puede», asegura Fedora Monzo, una activa señora de 75 años. Dos años mayor y portadora de una dulce elegancia, Perla Jordán agrega que busca «que vuelen con la imaginación, porque la TV les da todo servido». Todas coinciden en que el amor de los niños también las incentiva: frases como «abuela te quiero mucho», dibujos, golosinas, abrazos, son algunos de los regalos que reciben de sus nietos escuchas. A sus 84 años, Eugenia Brenner asegura que ese «trato intergeneracional me da apertura para seguir muchos años más».

«Para nosotros es vida. Nos hacen mover las neuronas que frenan el Alzheimer», dispara Fedora y desata la risa de sus compañeras que, tras una vida de trabajar como psicólogas, podólogas, administradoras, profesoras de inglés o amas de casa, siguen mostrándose mujeres activas que disfrutan de profundizar sus flamantes vínculos mediante charlas por teléfono o un cafecito en algún
bar.

Norma Iris Guerra confiesa que está orgullosa porque su hijo docente la invitó a leer a su escuela, y aunque la hizo feliz, tuvo que explicarle que no podría ser. Sucede que la selección de las instituciones corre por cuenta de la Subsecretaría, que aplica el criterio de cercanía con los domicilios de los adultos para evitar complicaciones en los traslados. Basado en el proyecto implementado en 2002 por la Fundación Mempo Giardinelli, promovido desde 2006 por el Ministerio de Educación de la Nación, el programa también incluye el acompañamiento de los grupos durante las primeras experiencias de lectura. El resto es fantasía.

DZ/KM

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario