Tiempo en Capital Federal

17° Max 14° Min
Cubierto con lluvias
Cubierto con lluvias

Humedad: 91%
Viento: Este 33km/h
  • Domingo 27 de Septiembre
    Cubierto14°   17°
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado10°   18°
  • Martes 29 de Septiembre
    Cubierto13°   20°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Abstinencia: hace falta o no el coito

El dr K. dice que la sexualidad es un instinto, pero no vital. Vera Killer, en cambio, asegura que es como respirar.

Por Juan Carlos Kusnetzoff
Email This Page
drk

Desde Charles Darwin en adelante, los científicos de todos los tiempos han hecho gala a favor y en contra por partes iguales sobre lo que le genera al ser humano la abstinencia de relaciones sexuales. ¿Es bueno o es malo? ¿Es necesario el coito para sobrevivir?

Darwin sostenía que la Naturaleza había dispuesto dos tipos de instintos: los individuales, relacionados con la supervivencia de la persona, y los de conservación de la especie. Los primeros no se pueden postergar. Los segundos, en cambio, ¿sí o no? Ahí está la polémica que se mantiene a través del tiempo.

Un ejemplo de instinto individual, es el alimenticio o el de la respiración. Se siguen sin pensar. Son imposibles de evitar, so pena de poner en riesgo la vida. El de conservación de la especie, en cambio, cae en una línea difusa. Sigmund Freud elaboró su primera teoría instintiva sobre el modelo darwiniano y en 1905 denominó a estos segundos instintos con el revolucionario término de instintos sexuales.

Como interesante conclusión de lo comentado hasta acá, debería decir que la sexualidad –en el amplio sentido que le demos a la palabra sexualidad– puede ser postergada y no va a producir ninguna consecuencia objetiva. La abstinencia no pone en riesgo la vida individual.

Al decir abstinencia sexual me refiero a la renuncia o probación de la obtención de placer por medio del coito. Es muy probable que quien la practica y la milita tenga algunos problemas psicológicos relacionados con la dificultad para encontrar pareja o contactarse íntimamente con otras personas.

Puede deberse a infancias o adolescencias problemáticas, muchas veces trágicas, cuya consecuencia termina siendo la ausencia de satisfacción o alegría sexual. El resultado más común, en estas personas, es haber abandonado la pretensión de una vida sexual porque la amenaza, en estos casos, sería la de tener placer, algo que se encuentra prohibido en ellos debido al pasado oscuro y trágico antes comentado. La mejor solución es la terapia.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario