Tiempo en Capital Federal

28° Max 21° Min
Cubierto con llovizna
Cubierto con llovizna

Humedad: 62%
Viento: Sureste 28km/h
  • Jueves 3 de Diciembre
    Nubes dispersas18°   26°
  • Viernes 4 de Diciembre
    Cubierto18°   23°
  • Sábado 5 de Diciembre
    Despejado16°   21°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

Aborto, esa mala palabra

.

Email This Page

Si el mundo fuera una pequeña ciudad de 1.000 habitantes 500 serían mujeres. De ellas, 300 serían asiáticas, 105 analfabetas, 145 vivirían con menos de un dólar por día, 167 fueron, son o serán víctimas de la violencia y 100 victimas de violación o intento de violación en el transcurso de su vida. El mundo no es una pequeña ciudad. Más de 6 billones de personas habitan el mundo real. Más de 3 billones son mujeres. Un billón de esas mujeres -una de cada tres- ha sido o será víctima de la violencia en el transcurso de su vida. Las internaciones hospitalarias crecieron un 46% desde el 2000 hasta la fecha en la Argentina, debido a complicaciones por abortos. Y en las provincias más pobres, estas internaciones triplican el promedio nacional. El 35,3% de las muertes maternas adolescentes es a causa de abortos. Y la edad promedio de las mujeres que llegan a hospitales públicos por abortos mal hechos bajó de 25 años, en el 2000, hasta un promedio de 13 a 17 años en el 2010, con casos de hasta 10 años.

Hasta aquí, sólo cifras. Pero la reflexión es necesaria ¿Quién puede creer que una mujer va dichosa a un aborto? ¿Quién puede imponer a una madre- niña que fue víctima de la aberración adulta familiar o desconocida a ser condenada a la deshonestidad cuando la moralidad pública se impone sin tener en cuenta su condición física o psíquica y se la lleva a la muerte o la locura? Hablar de abortos clandestinos es un tema que la legislación argentina se debe. La hipocresía es muy grande porque se juega con la vergüenza, el dolor y las cuestiones religiosas. ¿Quién puede sospechar que interrumpir un embarazo causa placer? La libertad de decidir sobre el propio cuerpo, puede ser para muchos dirigentes políticos un tema polémico. Pero respetar la vida de una adolescente, muchas de las cuales tienen problemas que las llevan hasta no valerse por sí mismas, merece una solución. La ley marca respeto y límites. Defender la vida de todos es una obligación no divina: simplemente es un hecho humano de sentido común.

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario