Tiempo en Capital Federal

28° Max 18° Min
Despejado
Despejado

Humedad: 40%
Viento: Noroeste 29km/h
  • Martes 26 de Octubre
    Despejado19°   31°
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   28°
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto21°   27°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

El PRO estudia incinerar basura en la ciudad

El gobierno porteño analiza reformar la norma para permitir la incineración.

Email This Page
basura

Barajar y dar de nuevo. Ésa es la intención del jefe de Gobier­no, Mauricio Macri, para solucionar el problema de la basura. Tras seis años de gestiones fallidas, al pro­blema estructural que el distrito tiene con la pro­vincia de Buenos Aires por el destino final de sus re­siduos, se sumó en los úl­timos meses un conflicto con las empresas de reco­lección que ya no le obe­decen a pesar de los feno­menales aumentos que ha tenido el contrato de con­cesión, vencido hace más de dos años.

Es que a pesar de los 3.200 mi­llones de pesos por año que reci­ben las empresas de higiene urba­na (es el contrato más importante que tiene la Ciudad) las calles es­tán sucias, hediondas y llenas de bolsas sin recolectar. No le pue­de echar la culpa a los cartoneros porque esta vez no son parte del conflicto central.

Las internas gremiales y el nuevo sistema de contenedores, no incluido en el pliego, son re­glas que no todos están dispues­tos a cumplir. Por eso Macri de­cidió intervenir virtualmente el Ministerio de Ambiente y Espacio Público y poner a un hombre de su riñón, Edgardo Cenzón, acos­tumbrado a lidiar con conflictos de este tipo. Incluso fue él quien desde la Subsecretaría de Administración de la de­pendencia ambiental que ocupaba desde hace un año arregló con Hugo Mo­yano las indemnizaciones anticipadas para los ca­mioneros.

Su función es clara: debe llevar a buen puer­to el nuevo contrato de re­colección de basura cuyo presupuesto asciende a 30 mil millones de pesos en 10 años, formalizar defini­tivamente los contenedo­res como el espacio don­de los vecinos deben tirar la basura y establecer la separación domiciliaria como algo obligatorio.

Pero Cenzón tiene otro desafío: debe supe­rar la transición hasta la vigencia del nuevo contrato, aproximada­mente hasta fin de año, para que no le juegue una mala pasada en este 2013 electoral. El funcionario, que asumirá como subsecretario de Higiene Urbana, reemplazará a Fernando Elías, un hombre que formó parte de la Corporación Puerto Madero con perfil políti­co y que se refugiará como jefe de Gabinete de Diego Santilli, quien seguirá al frente del ministerio, al menos hasta las elecciones legisla­tivas, donde ocuparía un lugar im­portante en las listas del PRO.

Estiman que en abril comen­zará una fuerte campaña de di­fusión a la población, para que la gente no sólo sepa cómo se­parar la basura sino también las opciones que tendrá para des­echarla. Por caso, además de los contenedores para reciclables que debe haber a menos de 400 me­tros de cada casa, también está la opción de acordar con alguna de las 12 cooperativas de cartoneros que trabajarán en la ciudad. Ese acuerdo sólo se formalizó a prin­cipios de este mes aunque arran­có con algunos problemas. Es que la semana pasada dos camio­nes entregados en comodato a la cooperativa El Amanecer de los Cartoneros Ltda. se vieron involu­crados en un hecho delictivo en Brandsen, provincia de Buenos Ai­res. Esto obligó al director gene­ral de Reciclado, Alberto Alippe, a presentarse ante las autoridades judiciales para deslindar respon­sabilidades.

Las seis mil toneladas de resi­duos que genera el distrito tam­bién obligaron a Macri, a fines del año pasado, a firmar un compro­miso difícil de cumplir: reducir en un año y medio el 78% de la ba­sura que se entierra en los relle­nos sanitarios de la provincia de Buenos Aires. Tal como anticipó Diario Z, también se trabajará en la posibilidad de una reforma de la Ley de Basura Cero que impi­de la incineración. Es que, aun­que se usaran las tecnologías más avanzadas de tratamiento, siem­pre quedará un resto que debe ser enterrado. En el conurbano no hay voluntad política de allanarle el camino a Macri, por lo que se tendrá que arreglar solo. En la ciu­dad no hay lugar para un relleno sanitario. A pesar de la oposición de las ONG ambientalistas, en breve podría empezar a hablarse seriamente de incineración.

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario