Tiempo en Capital Federal

32° Max 17° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 49%
Viento: Noroeste 18km/h
  • Miércoles 27 de Octubre
    Despejado20°   29°
  • Jueves 28 de Octubre
    Cubierto20°   28°
  • Viernes 29 de Octubre
    Cubierto19°   26°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

A diez años del accidente de Lapa: el miedo a volar tiene fundamentos

La Justicia está por expedirse en el juicio por la tragedia en la cual murieron 67 personas.

Por paula-soler
Email This Page

A poco de que la Justicia se expida sobre el accidente del vuelo 3142 de Lapa y pasados 10 años de ese horror de hierros retorcidos, fuego y muerte, la ciudad de Buenos Aires sigue albergando las piezas de lo que los especialistas en seguridad aeronáutica comparan con una «una bomba de tiempo».

«El Aeroparque Jorge Newbery sigue siendo riesgoso. El peligro es algo que uno analiza y determina que con tales elementos, puede ser evitado y solucionado. El riesgo es cuando el peligro perdura», dijo a Diario Z Alejandro López Camelo, secretario de Seguridad de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), y quien supo dar testimonio de esa situación en el juicio llevado adelante por el Tribunal Oral Federal N°4.

Ese mismo tribunal, en enero del año pasado, intimó a la Ciudad de Buenos Aires, entre otros actores, a que retire gran parte de los obstáculos que «ponen en riesgo la seguridad de las operaciones aéreas». Pero muchos de ellos siguen en pie.

«Desconozco ese pedido de la Justicia», dijo a Diario Z Sergio Levit, vocero del Ministerio de Desarrollo Urbano y en representación de su titular, Daniel Chain.

Los elementos que el Tribunal pidió remover son:
El muro perimetral de contención no colapsable que rodea el aeroparque Jorge Newbery; el puente peatonal sobre el ferrocarril y el tránsito vehicular por la avenida Costanera; las señalizaciones de tránsito vehicular, iluminación de calzada y arboleda que rodea la zona; la entrada del complejo Punta Carrasco y una casilla de gas que allí se encontraba; el Driving Range de la Asociación Argentina de Golf y el restaurante Cló-Cló, y los montículos de tierra de la Asociación Argentina de Golf (AAG) y aquellos que estarían destinados a rellenar la costanera, ubicados frente a la cabecera de la pista 13 del aeropuerto.

Los intimados por la justicia fueron el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la Administración Nacional de Aviación Civil, el Ente Regulador del Gas, Metrogas, el Ministerio de Defensa, el Órgano Regulador del Servicio Nacional de Aeropuertos y AA2000.

El campo de la tragedia
El 31 de agosto de 1999 murieron 67 personas, entre tripulantes y peatones. En una recorrida realizada por la zona, Diario Z confirmó que los obstáculos que fueron parte de ese rompecabezas trágico están presentes e incluso se multiplicaron a pesar de los pedidos de la Justicia y las advertencias de los especialistas de APLA.

La cerca perimetral del aeroparque fue el primer obstáculo que hace 10 años destrozó gran parte del Boeing 737 luego del malogrado despegue. Hoy, ya restaurada, se la puede ver de reluciente azul y es usual ver asomados sobre ella a grandes y chicos que esperan ansiosos la salida de los aviones.

«Por orden del juez se hizo frangible el cerco perimetral de la cabecera sur. Ya se realizó el 80% de la prolongación de la misma, y esperamos finalizarla cuando se ejecute la nueva Avenida Costanera que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ya está realizando», dijo a Diario Z Julio Scaramella, director de Comunicaciones de AA2000.

La cerca se colocó sobre una base de cemento colapsable. Así, ante un golpe fuerte, cede y cae. «Lamentablemente eso es obra de la Justicia, no del sistema aeronáutico, ni las empresas que lo consideraron como una buena medida de prevención», aclaró López Camargo.

Sobre la avenida, por la que carreteó el bólido de fuego llevándose la vida de dos personas que ocupaban un auto, circulan hoy cerca de 70 mil vehículos. Además, en ambos sentidos hay varias paradas de colectivos (entre ellas, de las líneas 37 y 45).

Autopistas Urbanas (AUSA), empresa del gobierno de la ciudad, es la encargada de realizar las obras viales en la Costanera Norte, pero no prevé eliminar la avenida. En ese sentido, Levit afirmó que la mejora de la seguridad de las zonas aledañas a Aeroparque depende de la terminación del llamado Plan de Reestructuración y Rehabilitación del Sistema de Transporte Vial, Ferroviario y Aéreo en donde intervienen la ciudad, Nación, Aeropuertos 2000, Edenor y Aysa.

Las obras contemplan la ampliación de las cabeceras norte y sur del Aeroparque, por lo que se prevé desplazar la Avenida Costanera Norte hacia el río, conectar la Autopista Illia con la Avenida Ramón Castillo y ganar terrenos al río, entre otras reformas.

Así, el tránsito vehicular por la avenida Costanera, sus señalizaciones, la iluminación de calzada y la arboleda no han sido removidos.

Obstáculos compartidos
La caseta de gas, contra la que dio el ala derecha del avión de matrícula WRZ, fue removida. Pero a pocos metros fue construida una casilla de electricidad y hay otra del lado de la cabecera norte, cercana al restaurante Clo Clo.

«Aún resta trasladar las instalaciones de Edenor y del gasoducto de Metrogas para poder ejecutar el corrimiento de la cabecera 180mts hacia el Sur», confirmó el vocero de AA2000.

Desde Edenor, explicaron a Diario Z que enviaron «la cotización del corrimiento de las casillas de alta tensión (que se encuentran en esa zona) a la comisión mixta de enlace de la Ciudad de Buenos Aires y la Secretaría de Transporte de la Nación,». La empresa se encuentra «a la espera de una respuesta».

«La intervención en toda el área es simultánea porque hay muchas obras que dependen de otras. No hay nada demorado», explicó Levit.

En la entrada del entonces complejo Punta Carrasco, en donde se terminó de estrellar el avión, hay vestigios de concreto, altas malezas y un gran cartel que anuncia «Punta Carrasco Eventos 2010». Hoy, esos terrenos son responsabilidad de la ciudad ya que la concesión venció en 2008.

Hace 10 años el avión de Lapa había pasado cerca de una estación de servicio Esso, que se encontraba entre el club de Pescadores y Punta Carrasco. Fue removida en la gestión de Aníbal Ibarra, pero cercana al predio actual de Punta Carrasco, seguía funcionando una Petrobras. Hoy está desactivada y tapiada.

En tanto, Clo Clo sigue funcionando en el mismo lugar, pero Levit afirmó que «se analizará su concesión y posiblemente se considerará su corrimiento».

Los montículos de tierra de la AAG sobre los que impactó el avión en el último tramo del accidente fueron removidos. Pero toda la margen que da al río, y que se encuentra paralela a la pista, está ocupada mayormente por obradores del Gobierno de la Ciudad que pertenecen a las obras de los canales aliviadores del arroyo Maldonado, el relleno de la costa y la extensión de 100 metros del muelle del Club de Pescadores.

 

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario