Tiempo en Capital Federal

23° Max 14° Min
Parcialmente nuboso
Parcialmente nuboso

Humedad: 55%
Viento: Sureste 36km/h
  • Miércoles 28 de Septiembre
    Cubierto12°   17°
  • Jueves 29 de Septiembre
    Cubierto11°   16°
  • Viernes 30 de Septiembre
    Cubierto13°   17°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 27/09/2022 15:26:46
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

A cambiar la lamparita

Lámparas de bajo consumo: lo que hay que saber antes de comprar.

Por carla-serafini
Email This Page

Los días de las lamparitas incandescentes están contados gracias a la ley 26.473. Las tradicionales bombitas ya no se venden en los comercios y deberán ser reemplazadas por lámparas de bajo consumo, que reducen el gasto energético y duran seis veces más que las comunes.

También llamadas lámparas fluorescentes compactas, estas luminarias son una versión modificada de los ya conocidos tubos, pero «doblados» o «enrollados». Además son intercambiables con las lamparitas de filamento, porque tienen la misma rosca y vienen en una gran variedad de modelos que permiten adaptarlas a cualquier artefacto. Y son ecológicas porque transforman el 80% de la energía que consumen en luz, siendo el otro 20% calor, cuando en los focos incandescentes la ecuación energética es al revés.

Así, usando una lámpara fluorescente de 20 vatios en lugar de una bombita de 100 vatios se obtiene la misma capacidad lumínica, y se ahorran 80 vatios en la factura de luz y se le da un respiro al recalentamiento global.

Claudio Krämer, gerente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Lumínicas (Cadieel) explica para los que tienen dudas sobre el cambio: «Las lámparas fluorescentes poseen distintas temperaturas de color. Tenés con luz blanca brillante, con luz fría y de calidad más parecida a las incandescentes (luz cálida).

No afectan a la vista y sirven para lo mismo que las antiguas». Aunque los viejos foquitos eran más baratos que los nuevos (de 3 a 5 pesos conta los 20 que sale la más económica) el costo final es menor porque son de bajo consumo, y las distancias se achican aún más al considerar la vida útil de cada una de las luminarias.

Para 8.000 horas de luz se necesitan ocho bombitas, o sólo una lámpara de bajo consumo. «Además, como se ahorra el 80% en la factura, la inversión se recupera fácilmente», explicó el experto.

Este tipo de lámparas ya está presente en la mayoría de las dependencias oficiales del país, y en hogares de bajos recursos, quienes recibieron 20 millones de unidades gracias al Plan Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (Pronuree).

Para el alumbrado público, en cambio, las lámparas de bajo consumo no se utilizan, dado que este tipo de iluminación necesita dispositivos más potentes como las lámparas de descarga de sodio, que están arriba de los 400 vatios.

Más allá de la nueva legislación, en suelo porteño existe una ley de eficiencia energética que establece la implementación de nuevas tecnologías de iluminación, como el uso de luces LED en espacios públicos y semáforos.

En palabras de Krämer, «si bien el uso de luces LED ofrece una eficiencia y vida útil muy altas, aún es una tecnología más cara que la actual. Todavía no existe una escala de producción tal que reduzca sus costos, cosa que tal vez ocurrirá dentro de uno o dos años». Mientras tanto, a renovar todas las luces de la casa. Es más barato, y más amigable con el medioambiente.

 

DZ/LR

 

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario