Tiempo en Capital Federal

17° Max 13° Min
Cubierto
Cubierto

Humedad: 83%
Viento: Suroeste 29km/h
  • Lunes 28 de Septiembre
    Despejado11°   19°
  • Martes 29 de Septiembre
    Parcialmente nuboso14°   19°
  • Miércoles 30 de Septiembre
    Parcialmente nuboso15°   23°
Estado del Tránsito y Transporte
Actualizado: 20/09/2016 09:27:39
Tránsito
Trenes
Vuelos
Cargando ...

TEMAS DE LA SEMANA

San Martín, Manuelita, Mitre: imágenes que cuentan historia

Más de un centenar de daguerrotipos forman la colección del Museo Histórico Nacional. Sus reproducciones pueden verse gratis en el Parque Lezama hasta el 10 de septiembre.

Por Juan Pablo Csipka
Email This Page
_GLL0294
_GLL0312
_GLL0324
_GLL0325
_GLL0316
_GLL0309
_GLL0301
Anterior Siguiente
_GLL0294

José de San Martín

En el corazón del Parque Lezama, allí donde algunos señalan que Pedro de Mendoza fundó Buenos Aires en 1536, se levanta el Museo Histórico Nacional, que desde fines de 1891 recoge el acervo sobre los años fundacionales de la Argentina. Uno de los elementos distintivos es su colección de daguerrotipos. Hay alrededor de 120 placas que, junto a la del museo Enrique Udaondo, de Luján, constituyen las mayores colecciones de la Argentina.

La exposición de reproducciones de parte de la colección se puede ver gratis a metros de la entrada del museo, junto a la estatua de Pedro de Mendoza. Así se pueden apreciar imágenes de San Martín, Manuelita Rosas, Mariquita Sánchez de Thompson, Esteban Echeverría y Domingo Faustino Sarmiento, entre otros.

La joya de la colección es, sin dudas, el daguerrotipo de San Martín. No se sabe a ciencia cierta quién fue el daguerrotipista para el que posó el Libertador. Sí las circunstancias. Cuenta Miguel Ruffo, historiador del museo, que la imagen es de 1848. “San Martín había cumplido 70 años, el daguerrotipo era una novedad y su hija Mercedes le insistió para que posara. Se sacaron dos imágenes. Una, con el brazo izquierdo dentro del chaleco, y la otra con las dos manos apoyadas en la silla. Ese segundo daguerrotipo se perdió, y lo que llegó fue una copia de un grabado. El otro es el que tenemos nosotros, la única imagen obtenida de San Martín por un medio tecnológico. Sirvió de bases para bustos y efigies de billetes. En 1856, Mercedes hizo una pintura en base a ese daguerrotipo”.

_GLL0316

Dalmacio Vélez Sarsfield

La conservación de los daguerrotipos es compleja: el paso del tiempo es implacable. “No hay manera de detener su deterioro, sí de amortiguarlo, extremando su exposición, por eso están muy poco a la vista del público”, explica a Ruffo. A lo que se suma que esta técnica genera una imagen en positivo, pero no en negativo, con lo que no se pueden hacer copias similares en base al daguerrotipo.

Una técnica novedosa

La técnica del daguerrotipo llegó de Francia en 1840, primero a Montevideo, dado que Buenos Aires sufría el bloqueo francés. La novedad prendió fuerte y hubo quienes compraron equipos, como Florencio Varela, exiliado en la capital uruguaya por su oposición a Rosas. De él se conserva una imagen junto a una de sus hijas.

“La gente posaba por los mismos motivos que posaba para un retrato. Estaba la idea de dejar un registro de los rasgos fisonómicos y que a través de los rasgos se transmitía la espiritualidad. Y que eso iba a perdurar más allá de su muerte”, explica Ruffo sobre una novedad que podía reemplaza a la pintura, acortando incluso los tiempos de posado.

_GLL0312

Manuelita Rosas

Fue en tiempos de Rosas cuando se fechó el daguerrotipo más antiguo del que se tiene constancia en la Argentina. El norteamericano John Bennet había abierto un local en Buenos Aires y un día se apersonó Miguel Otero, el gobernador de Salta. Cuando Otero recibió la plancha con s nombre, anotó al dorso la fecha: 15 de octubre de 1845. No hay una fotografía fechada de mayor edad. Se conserva en el Histórico Nacional, y la buena calidad del producto original permitió, junto a los cuidados de rigor, alargar su vida.

De esas mismas fechas, tal vez anterior, aunque no se pudo fechar, es el daguerrotipo de Manuelita Rosas, la hija del Restaurador. Al igual que el de un joven y bigotudo Sarmiento.

Es en los años del rosismo que se asienta el sistema, llegando a su apogeo en tiempos de la Confederación, cuando quedaron retratados algunos protagonistas excluyentes del período, como Justo José de Urquiza, Juan Bautista Alberdi y un joven Bartolomé Mitre, de quien se conservan tres retratos al daguerrotipo.

Uno de los grandes daguerrotipistas del momento Charles Fredricks, que retrató a Urquiza en Concepción del Uruguay y aprovechó para retratar paisajes, “algo no muy usual por la dificultad de manejarse con el material al aire libre, por eso no hay muchos daguerrotipos de exteriores”, precisa Ruffo.

_GLL0324

Bartolomé Mitre

Otro protagonista de arte del daguerrotipo sería el italiano Antonio Pozzo, célebre por sus imágenes en la Campaña del Desierto. Un cuarto de siglo antes de acompañar al general Roca, Pozzo fue el responsable, en 1854, de la imagen de Mariquita Sánchez de Thompson, la dama patricia en cuya casa se cantó por primera vez la Marcha Patriótica que habría de convertirse en el Himno Nacional Argentino.

Colecciones que aportan

¿Cómo se forma una colección como la del museo? “Hay tres formas de poseer un fondo, no sólo en daguerrotipos, sino también en las demás colecciones que componen el museo”, dice Ruffo. “En su mayoría llegan por donaciones. Un segundo grupo arriba por compra. Y en menor medida se adquiere material por canje con otras instituciones”.

_GLL0309

Guillermo Brown

De las colecciones de daguerrotipos que forman el fondo del muso destaca la de Carlos Pellegrini. El presidente que creó el Banco Nación donó los daguerrotipos que poseía su padre, el ingeniero Carlos Enrique Pellegrini. Según Ruffo, “es un ejemplo de cómo llega una colección: un descendiente del coleccionista contacta al museo y ofrece el material”. En total, el hombre de la Generación del 80 donó 19 daguerrotipos, que incluyen el del joven Mitre, el de José María Paz, el almirante Brown y algunas vistas de Buenos Aires. La colección representa casi un 20 por ciento del total que tiene el museo.

_GLL0325

Mariquita Sánchez de Thompson

Hasta los primeros días de septiembre hay tiempo para acercarse a reproducciones que hacen a las imágenes en carne y hueso de hombres y mujeres de nuestra historia.

La muestra

Las reproducciones de los daguerrotipos pueden verse gratis en la esquina de Defensa y Brasil, a metros del museo, hasta el 10 de septiembre. El curador es el experto en fotografía Luis Príamo.

El Museo Histórico Nacional (Defensa 1600), con sus distintas colecciones puede visitarse miércoles a domingo y feriados, de 11 a 18. La entrada es de 20 pesos y los miércoles es gratuito.

Foto: Guillermo Llamos

DZ/JPC

Fuente Redacción Z
Email This Page
0 Comentarios
Sé el primero en dejar un comentario!

Deja tu comentario